domingo, 17 de agosto de 2014

Reflejo pupilar


Mara Blackflower



El amor no se supera.

Quítame este miedo. Los ojos más bonitos nunca serán nuestros.

Hoy tampoco ha salido el sol. Salimos tarde y heridos. Hay un toque de queda para la calma y no se puede superar el amor.

Intento tocarlo todo para quedarme. Pero mira cómo se va escapando todo y aquí aún no ha llovido esta noche. Sigue siendo un verano a medias. Un principio de frío en letargo. No hay pasión ni violencia en este anochecer eterno.

Los ojos más bonitos no son para nosotros. Hay una niña en el centro del croma. Baila en círculos, pero apenas se aprecia porque es muy pequeña.

Hay niñas más grandes que le enseñan cómo hacerlo. Son sombras proyectadas bajo los focos. Ruedan descalzas e indican el camino largo. Para correr toda la noche. No hay puntos en el mapa y el camino siempre es una línea recta.

Soy un punto muerto en la mañana. El amanecer aparece tan de repente, tan violento.

Quítame esta luz. Los ojos más bonitos deberían ser los ciegos.

Bailo en círculos en el centro de la pantalla, pero el foco apunta hacia otro lado.

No hay puntos en el mapa y el camino siempre es una línea recta.

El amor no se supera. Cierra los ojos, mi vida.

El amor no se supera.
Se aprende a vivir sin él.




sábado, 16 de agosto de 2014

Sous les pavés, la plage


Lucía Bailón
























¿por qué no me dejasteis ser como quería?


no me voy a levantar
no voy a caminar nunca más en la vida
lluevo tanto en este suelo que araña y se desconcha
veo huecos en el asfalto desde donde no sale la hierba

el mar está bajo los adoquines 

Porque no me dejasteis ser como quería ahora noto los ojos caer
como la piel y me envejezco de tanta tierra de tanta luz

noto la carne seca
la piel tan muerta

el mar tan solo es un paraíso lejano
una tumba

el mar
tan solo

reproduzco la memoria de mi vida en la piel
lloro lluevo sal y agua
no me nazco
me desangro
me estrello y me ahogo

me ahogo en este asfalto
esta cápsula

por qué no me dejasteis ser como quería


porque no me dejasteis ser como quería
me dejo la vida en tierra
me dejo la juventud en casa
mezo el cuerpo tibio
bailar es para el autóctono que no siente la nostalgia en las piernas


no me voy a levantar

llevo tanto en este suelo que araña y se desconcha
que busco el agua bajo la tierra

duerme mi juventud en una nostalgia húmeda
porque no me dejasteis ser como quería






martes, 12 de agosto de 2014

Nos vemos en Madrid


Ciudades, círculos, edificios





30_ La Chica Metáfora
25_ Adriana Bañares
16_ Patty de Frutos
Música: Adrià Navarro y Rodrigo Gómez

Malasaña, Madrid, 2014





El vídeo está compuesto por tres partes que corresponden a una edad, un color y un elemento de la naturaleza. Así, Patty de Frutos representa la adolescencia, en tonos grises, y el aire. Yo hablo de los 25 años, en rojo y agua. Desde el azul y sobre la tierra, está La Chica Metáfora hablando de los 30. Terminamos en un cadáver exquisito en el que todas somos fuego y participa hasta Cosmos. 


Gracias a la Chica Metáfora y a Patty por contar conmigo para este trío, y más gracias a Patty por la realización del vídeo y por acoger nuestra locura en su casa. Fue un día estupendo y muy creativo. Espero que lo disfrutéis tanto como nosotras cuando lo grabamos. 



Miau.

viernes, 25 de julio de 2014

OBITUARIO. ADRIANA BAÑARES CAMACHO (1988-2014)




Hola, soy Adriana y estoy muerta. Era algo que me temía, la verdad. Por eso siempre traté de hacer cosas, para mantenerme con. Así, con veintiséis años, ya tenía varios libros publicados. Todos mediocres, claro, pero servían como modo de perpetuar. Poesía en prosa o prosa poética, sobre todo. Y una novela a los diecisiete —ahí la pretensión adolescente, qué patética— de la cual avergonzarme toda la vida. Mis amigos no me recordarán porque me dediqué a perderlos. A veces fantaseaba con esto. Con estar muerta, me refiero. Cuando tenía amigos pero dudaba de ellos, pensaba qué podrían decir de mí cuando yo estuviera muerta. Era increíble, fascinante, me decía yo en boca de mis amistades póstumas. Luego pensaba, con falsa modestia, era difícil. Pero ahora, a la hora de la verdad, nadie ha dicho nada. No hay homenajes en las ciudades donde viví. No han cambiado la plaza Zorrilla de Valladolid por la plaza Bañares, ni la del poeta Jean Paul en Bayreuth por Adriana baden. No, qué va. Nada de nada. Quedan unos cinco libros publicados con una proyección ínfima, y algún poemario más flotando en alguna plataforma de Internet.

Un blog estancado, sin comentarios ya, porque muerto el blogger se acabó el feedback, y una fiesta de felicitaciones vacías en mi muro de Facebook. Bromea alguno con la idea de que vaya a morir a los 27, sin saber que también quedé a las puertas de ese club.


Cerrar sesión.  

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Entradas y Comentarios